Exministro iraquí dice que Bernard Lewis y Leo Strauss son los autores intelectuales del desastre en Iraq

12 de abril de 2007

<body><div id="article"><h1>Exministro iraquí dice que Bernard Lewis y Leo Strauss son los autores intelectuales del desastre en Iraq</h1><p>11 de abril, 2007 (EIRNS).— Un personaje de la oposición iraquí —ex Ministro de Finanzas en un momento durante la ocupación estadounidense— identifica a Bernard Lewis y Leo Strauss como las fuentes de las ideas neoconservadoras detrás de la invasión a Iraq, en términos de análisis solo vistos anteriormente en las publicaciones vinculadas a LaRouche. Esta precisa caracterización viene en el nuevo libro "The Occupation of Iraq: Winning the War, Losing the Peace" (La ocupación de Iraq: Ganar la guerra, perder la paz) de Ali A. Allawi.</p><p>"Estos dos académicos probablemente nunca se conocieron" escribe Ali Allawi, "pero sus ideas son omnipresentes en el proyecto estadounidense para rehacer Iraq y más allá".</p><p>Allawi señala a Bernard Lewis de manera muy parecida a como lo hace el periodista Bob Woodward, quien identifica a Lewis como el personaje de mayor importancia en el grupo de asesores secretos del vicepresidente Dick Cheney en su libro de 2006 "State of Denial: Bush at War, Part III" (En estado de negación: Bush en guerra, Parte III).</p><p>Dice Allawi que Bernard Lewis "adoptó un sesgo particular sobre el encuentro del islamismo con la modernidad que era contrario a la opinión entonces prevaleciente", que era que los problemas sociales y económicos del Oriente Medio derivaban básicamente del legado del colonialismo europeo. En vez de esto, Lewis propagó la idea de que la falla de la civilización islámica era producto de haber sido relegados a un plano de segunda, por la patente superioridad política y tecnológica de Occidente. La rabia musulmana surge de su incapacidad de aceptar este simple hecho, dice Lewis.</p><p>Allawi describe luego cómo Lewis se puso el manto de "intelectual público", en especial después del 11 de septiembre para darle lustre de erudición a la idea de usar la fuerza para forzar cambios en el Oriente Medio. La perspectiva de Allawi viene de haber estado en la oposición iraquí en el exilio por 30 años.</p><p>Allawi describe a Strauss como un "filósofo político" que "creía en el papel de la elite sabia, educada en los ideales platónicos, que ejerce el poder sobre la masa", de preferencia "de manera discreta y anónima", mediante gobernantes "comprometidos con los símbolos e ideales compartidos en sus sociedades". Allawi describe el ascenso de los seguidores de Strauss durante los 1970 y los 1980 hasta que tomaorn el poder en el gobierno de G. W. Bush. "La amenaza del islamismo radical a la seguridad nacional de E.U., encajaba exactamente en la idea de Strauss sobre lo que constituía un peligro mortal para los valores democráticos occidentales", escribe Allawi. Ninguna de éstas ideologías neoconservadoras, agrega, "tenía nada que ver directamente con el Oriente Medio, excepto en el sentido estricto de que a menudo había una superposición entre su preocupación por el poderío y la seguridad nacional de E.U., y la defensa de Israel".</p><p>"Lewis y Strauss tuvieron una influencia profunda, en formas sutiles y profundas, en la vinculación de asesores, quienes formulan la política, y los planificadores bélicos que llevaron a E.U. a invadir a Iraq". Pero, "ninguno de los proponentes de la guerra, incluyendo los neoconservadores, ni nadie en las instituciones y cuerpos de peritos que aportaron la carne intelectual para justificar la guerra, tenían la menor idea del país que iban a ocupar".</p><p>Cuatro años despues, todavía no lo saben.</p></div></body>