Se desploman las acciones del banco IKB de Alemania

31 de julio de 2007

30 de julio de 2007 (LPAC) -- A las 14:30 horas, tiempo de
Frankfurt, Alemania, del lunes 30 de julio, las acciones del
Industriekreditbank (IKB) siguieron en picada, después de una
mañana turbulenta en la que el banco alemán perdió un 16% de su
valor accionario antes de las 10 de la mañana. A esa hora, hubo
una intervención de emergencia por parte del mayor accionista del
banco, Kreditanstalt fuer Wiederaufbau. No obstante, para las
14:30 hora local, el IKB había perdido otro 8%.
 
Lyndon LaRouche comentó que era obvio que ya se conocían los
problemas por los que atravesaba este banco, pero que se está
encubriendo la gravedad de la situación. ``No esperen encontrar
información sobre este acontecimiento en los medios informativos
de los EEUU'', dijo LaRouche, quien hizo del desplome del sistema
financiero internacional el foco de su videoconferencia
transmitida por internet del 25 de julio. ``No lo van a informar;
le van a poner un tapón y lo van a calificar de un acontecimiento
local''.
 
Esta mañana se decía que no había conexión alguna entre la
burbuja del mercado de bienes raíces y la caída de las acciones
del IKB, pero ya para la tarde los rumores en el mercado eran que
el desastre en las hipotecas de alto riesgo había hecho que ``los
inversionistas institucionales se sintieran tan inseguros, que se
puso en peligro el refinanciamiento del fondo Rhineland Funding
del IKB''.
 
El banco, que por otra parte financia compañías medianas y
pequeñas de Alemania, está metido en gran medida en el mercado de
hipotecas de alto riesgo de los EEUU, le dijo hoy a EIRNS una
fuente bancaria en Frankfurt, agregando que muchos otros bancos
alemanes están en la misma situación expuesta, dado que ``no hay
ningún otro lugar en el mundo en el que uno pueda obtener el
capital hoy, para asegurar el 7-8 por ciento o más en los
ingresos, prometidos a los accionistas''. Pero, naturalmente, los
riesgos son enormes en ese sector, una verdad que se había
descuidado ampliamente, pero que en estos dias se hizo sentir. La
fuente aludió a que el problema real pudiera surgir incluso en
Japón, porque muchos de estas hipotecas de alto riesgo
convertidos en obligaciones de deuda con garantía prendaria
--CDOs-- se venden en paquete y terminan en Tokio para su
refinanciamiento, lo que es un aspecto del acarreo de fondos con
yenes.