Bear Stearns en pánico busca de manera desesperada dar tranquilidad

9 de agosto de 2007

8 de agosto del 2007 (LPAC).— Desesperado por darles a Wall Street y a sus clientes, la seguridad de que no se están derrumbando, el presidente ejecutivo de Bear Stearns, Jime Cayne y su principal asesor financiero, Sam Molinario, dieron una conferencia de prensa el 6 de agosto, para poner al día a los analistas de Wall Street e inversionistas sobre la situación financiera del banco. Según la edición del diario Houston Chronicle del 8 de agosto, Cane y Molinario dijeron que los problemas de los fondos especulativos de Bearn Stearns eran incidentes aislados y no reflejaban el estado de la compañía como un todo. Esto es algo como asegurar que el iceberg con el que chocó el Titanic fue un accidente aislado que no tuvo impacto en el barco. Según www.youtube.com, Molinario dijo a los inversionistas en la conferencia telefónica que "los ingresos se vieron muy presionados en julio", que Bear Stearns "no recomprará acciones", ya que "necesita capital para sortear la tormenta", que la "tormenta del mercado de ingreso fijo es la peor en 22 años" y que "nos encontramos en la fase inicial de las demandas legales de los inversionistas".

Según el Houston Chronicle, Bearn Stearns empezó esta semana a enviar cartar a los clientes "asegurándoles que la firma era financieramente sana, en un esfuerzo por evitar que la gente siguiera retirándose" del banco. El Chronicle informa que "han habido temores de que grandes empresas perderían la fe en Bear Stearns, sacarían sus negocios y crearían una corrida contra el banco".

Según Associated Prees, que obtuvo una copia de la carta a los clientes, Bearn Stearns también entregó a sus empleados un paquete de temas de conversación en los que se les indica que describan los cambios recientes en la administración como "apropiados" y digan que la compañía cuenta con una "liquidez amplia" para apoyar sus operaciones.

Como lo señalara Lyndon LaRouche, el nombre de Bearn Stearns significa ahora trasero al descubierto.