La conferencia de "paz" del gobierno de Bush podría atizar una guerra de 100 años entre Shiitas y Sunnis.

13 de agosto de 2007

6 de agosto del 2007 (LPAC).— Fuentes bien informadas en Washington le han advertido a EIR que toda la región del golfo Pérsico y del Mediterráneo oriental está al borde de una serie de confrontaciones catastróficas, a consecuencia de que el vicepresidente Dick Cheney promueve enfrentar un bloque Sunni contra los Shiitas de Irán, desde que hizo una gira secreta a Riyadh en noviembre de 2006. Una fuente indicó que el rechazo del gobierno de Bush a las recomendaciones del Grupo de Estudio Sobre Irak (Baker-Hamilton), especialmente su llamado para convocar una conferencia regional para resolver la crisis de Irak, es otro error grave que ha inflamado más la crisis regional. El martes 7 de agosto, el secretario de Defensa Bob Gates y la secretaria de Estado Condi Rice informaron al presidente en la finca presidencial Camp David sobre su reciente gira al medio oriente. Según una fuente, el gobierno de Bush está desesperado por crear algún tipo de estado palestino en una parte de la orilla occidental del río Jordán en los próximos 12 meses. El esfuerzo, coinciden varias fuentes, tiene más el propósito de crear algún tipo de "legado de Bush" que de verdaderamente hacerle justicia al pueblo palestino. La pobremente diseñada "conferencia de paz" se fundamenta en un acuerdo con Israel de tal manera que no se discutirán los elementos claves de una solución verdadera al conflicto israelí-palestino. Entre estos elementos excluidos están el derecho de los palestinos a regresar, la frontera definitiva del estado palestino, y el estatus de Jerusalén como capital tanto de Israel como de Palestina.

Si no se abordan estos temas cualquier conferencia de paz está condenada al fracaso, y cualquier gobierno árabe que participe en dicha traición quedará en serios problemas, y mucho peor si lo hace el presidente de la autoridad palestina Mahmoud Abbas. Más aún, las fuentes indican que la mayor parte de la ayuda que va a la autoridad palestina será dirigida a la seguridad, es decir, a la creación de una fuerza militar y policial que enfrente a Hamas.

Las fuentes advirtieron sobre otros "puntos calientes" al mencionar la situación general de deterioro de la región:

* La situación al interior de Irak es cada día peor, ahora que Estados Unidos conspira abiertamente para derrocar al gobierno de al-Maliki. La disminución de los ataques insurgentes sunnis contra los soldados estadounidenses se debe, en parte, a un acuerdo con Arabia Saudita, por el cual los clérigos Wahabi han estado reclutando dirigentes tribales sunnis para que centren sus ataques contra Irán o contra los shiitas, en vez de atacar a las fuerzas de ocupación de los Estados Unidos. Peor aún, las fuentes mencionan el próximo referendo en la ciudad petrolera de Kirkuk en el norte de Irak, sobre si la ciudad será parte de la región kurda. Los kurdos han hecho una limpieza étnica sacando o asesinando a los iraquíes árabes, y se espera que esto no sólo explote internamente sino que, además, meta a Turquía en medio de la situación de Irak.

* Varias fuentes advirtieron que la situación en el Líbano está a punto de reventar en donde irrumpiría la violencia con facciones sectarias fuertemente armadas. Las fuentes advirtieron que Irán se ha asegurado de que Siria se encargue de azuzar la crisis de Líbano, porque ellos consideran que Estados Unidos está conformando un bloque Sunni para confrontar a Irán y los iraníes planean respuestas asimétricas.

En resumen, la situación en toda la región está al borde de una explosión, todas las fuentes están de acuerdo. Y encima de todo esto, Cheney y su gente en el gobierno de Bush están buscando el más mínimo pretexto para bombardear a Irán, quizás en este mismo mes.