¿Son sólo tambores de guerra o la guerra misma?, pregunta LaRouche

20 de agosto de 2007

20 de agosto del 2007 (LPAC).— Círculos de alto nivel en Washington expresan ya temores de que los tambores de guerra crecientes en los medios informativos, en torno a la campaña del ex primer ministro iraquí Allawi contra el actual primer ministro al-Maliki, son una señal muy fuerte de un posible enfrentamiento bélico con Irán en cosa de días. La evidencia disponible es que los tambores de una guerra contra objetivos iraníes podrían ser cosa de días, pero no hay pruebas aún de que se haya declarado realmente el compromiso de lanzar dichos ataques. La semana pasada, una campaña promocional en los medios informativos internacionales a favor del ex primer ministro iraquí Iyad Allawi, hizo pensar a círculos promientes en los EU que alguien al interior del gobierno estadounidense busca que se lancen ataques militares contra Irán, quizá en cosa de días. Lo preocupante de estos tambores de guerra en estos momentos, es el hecho de que el ex primer ministro Allawi haya emitido una serie continua de declaraciones, en las que convoca a funcionarios sunni a que abandonen el gobierno de al-Maliki, al que caracteriza de "sectario" y apoyado por Irán. Esta promoción de Allawi coincide con la presión constante desde Arabia Saudita y de la facción BAE ligada a Cheney en el Gobierno de Bush, de que estos medios ligados a Cheney ya estén presionando fuerte para lanzar ataques contra blancos iraníes, con la excusa de que el Gobierno de Irán está detrás de la insurgencia shiíta que está matando soldados estadounidense en Iraq. El cálculo es que si semejante ataque es lo que se busca ahora, el primero podría producirse días antes de que el Congreso regrese de sus vacaciones de Verano.

Desde principios de agosto, se han publicado una serie de informes noticiosos, corroborados por funcionarios bien informados en Washington, que indican que el vicepresidente Cheney ha estado presionando al Presidente Bush a que autorice ataques contra sitios dentro de Irán, ligados a la Guardia Revolucionaria. Algunas de estas fuentes comparten las preocupaciones de Lyndon LaRouche de que dichos ataques contra blancos iraníes podrían darse en cosa de días.

Lyndon LaRouche comento ayer que si bién él no está diciendo que los ataques son inminentes, si sostiene que está muy clara la "intención" de lanzarlos y la difusión de los llamados de Allawi a remplazar al gobierno de al-Maliki es parte de ese esfuerzo. LaRouche agregó que deberían de dejar de inflar a Allawi de inmediato, como una forma de dar marcha atrás a la campaña belicosa que encabeza Cheney.