Ley de Recuperación Económica de 2007

21 de agosto de 2007

Actualmente el Comité de Acción Política Lyndon LaRouche (LPAC) está circulando el presente proyecto de ley para que el Congreso de Estados Unidos lo adopte.

1. Título: Ley de Recuperación Económica de 2007

2. Conclusiones

El Congreso concluye lo siguiente:

A. Por décadas se ha descuidado la infraestructura económica vital de Estados Unidos, otrora sin paralelo gracias a la labor y la movilización de guerra del gobierno del presidente Franklin Delano Roosevelt, y se le ha privado de una inversión significativa. La infraestructura estadounidense sufre una paralización manifiesta, con una pérdida de la productividad económica y un peligro creciente para la vida e integridad de los ciudadanos.

Esto tiene lugar al mismo tiempo que los mercados de crédito pasan por una crisis que amenaza con el desplome general, como consecuencia de años de especulación desenfrenada en las burbujas de la deuda de consumo y empresarial. Estados Unidos necesita, de inmediato, invertir a gran escala —por el orden de los cientos de miles de millones de dólares al año— en nueva infraestructura económica nacional de alta tecnología.

B. No hay expectativa alguna de inversión de capital privado en la infraestructura a ninguna escala significativa. Esta liquidez de capital privado, en sí misma, es —cada vez más— inexistente; se fundó en la especulación con las burbujas de deuda. Y cuando existía, hasta hace poco, en volúmenes al parecer grandes para la inversión, la rentabilidad que exigía este mar global de capital especulativo impidió que se invirtiera en la infraestructura económica.

Las “asociaciones público-privadas” no han construido nada de infraestructura; sólo han comprado la que el pueblo estadounidense y los diferentes estados han construido, y la han saqueado para quedarse con sus flujos de efectivo.

La infraestructura moderna necesita inversión mediante la emisión de crédito federal de largo plazo, aunque no tan largo como la vida económica de la infraestructura que construya, a no más de 1 o 2%.

C. Así, el gobierno puede reactivar el potencial del sector privado, mediante contratos, para contribuir a la construcción de infraestructura; no vía Wall Street, la City de Londres, Greenwich, Connecticut y las islas Caimán, sino en la amenazada capacidad de máquinas-herramienta de la industria automotriz, la del sector aeroespacial, las industrias energética y siderúrgica, la de la construcción y su planta laboral, y así sucesivamente.

Tal es el objetivo e intención de esta ley.

D. La infraestructura pública de EU sufre una crisis creciente. Esta desintegración es patente en las fallas en la gestión de aguas y la infraestructura de transporte y energética en los estados del Golfo, al paso de los huracanes Rita y Katrina; en los largos y sofocantes apagones en cientos de miles de ciudades importantes en el verano de 2006, por la interrupción de las redes de distribución eléctrica obsolescentes y la capacidad insuficiente; en la capacidad deficiente de refinación y la dependencia de la importación de petróleo; y en la magnitud de la crisis del agua en toda la mitad occidental del país en la última década.

Estados Unidos necesita ferrocarriles e infraestructura de transporte colectivo, con las menguantes redes de tráfico aéreo; su infraestructura eléctrica está quedándose rezagada con la desregulación; ha perdido reservas de agua dulce y fósil para la irrigación, y su abasto de agua potable es inadecuado en las regiones rurales; su infraestructura de gestión de aguas —en especial en las presas aguas arriba— y navegación fluvial es obsolescente; su infraestructura portuaria y de conexión ferroviaria con los desembarcaderos es insuficiente; e insuficiente es su infraestructura hospitalaria en caso de cualquier crisis grave de salubridad pública. Esto es sólo con un cálculo mínimo de la “relación de infraestructura” de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles, que supone la necesidad de 1,7 billones de dólares en inversiones, sólo para reparar y remplazar la infraestructura obsolescente e inservible.

1. Cada mil millones de dólares de fondos federales que se inviertan en infraestructura moderna nueva, crearán aproximadamente 50.000 empleos y 6 mil millones de dólares en actividad económica.

2. Los estados, ciudades, autoridades de tránsito y aeroportuarias, y otras entidades, tienen miles de proyectos listos para emprender, que crearán bienes de capital de largo plazo para EU y que pueden ayudar a estimular la economía nacional.

E. Con las repercusiones de la “globalización”, la economía estadounidense viene sufriendo una pérdida enorme de su capacidad de máquinas-herramienta. Este peligro tiene como centro la “deslocalización” y cierre acelerados de plantas en la industria de máquinas-herramienta más importante y versátil de EU, la automotriz. Veinticinco millones de metros cuadrados de capacidad manufacturera automotriz están cerrando, y su maquinaria se remata en el transcurso de 2006 a 2008; una pérdida de capacidad mayor que la de los últimos 30 años. Dieciocho millones de metros cuadrados de capacidad del sector aeroespacial y de Defensa han cerrando, y su maquinaria viene rematándose desde 1990. El consumo de máquinas-herramienta de EU es sólo 60% del que era en 1980; de ese consumo, 60 a 70% son máquinas-herramienta importadas; muchas de estas existencias, a su vez, vienen destruyéndose o vendiéndose al exterior conforme cierran las plantas; manufacturas vitales para la seguridad nacional, incluso la producción aeroespacial y de Defensa, se han y se siguen deslocalizando.

F. El sector de máquinas-herramienta es el alma de una economía industrial en la que las ideas científicas y tecnológicas se convierten en una nueva realidad económica. De destruirse su industria manufacturera automotriz, de la noche a la mañana Estados Unidos de América deviene en una virtual nación “tercermundista”. La capacidad de diseño de máquinas-herramienta de la nación, la mayor parte de la cual se reduce a las firmas manufactureras y de abasto automotriz, se perdió. La pérdida de la capacidad de fabricación de herramientas de ese sector industrial y otras estrechamente relacionadas tendría consecuencias de reacción en cadena incalculables para nuestra nación, y también para el mundo en general.

La pérdida de plantas automotrices y de autopartes implica un desastre económico, que cobra proporciones de pueblo fantasma para comunidades, ciudades y condados enteros, incluso para estados de la Unión ya muy vulnerables.

La pérdida de plazas en ese estrato de la fuerza laboral del diseño de máquinas-herramienta, significa el desempleo para muchas veces ese número de trabajadores calificados y no calificados.

G. Tenemos que remplazar de inmediato ese trabajo pasándolo a otras categorías de productos de muy alto nivel tecnológico, que la capacidad de máquinas-herramienta de esta industria tiene la aptitud única de diseñar y producir. La otra misión para este propósito cae principalmente en la categoría de la infraestructura económica nueva necesaria.

3. Objetivos

El Congreso adopta los siguientes objetivos:

A. Crear un Banco Nacional de Infraestructura, con una capacidad de crédito para capital de largo plazo de hasta 5 mil billones de dólares.

B. Dar marcha atrás, mediante inversiones federales, al descuido, deterioro y desregulación de la infraestructura económica vital de EU; y fomentar la construcción de las obras nuevas de infraestructura nacional, con el uso de tecnologías de transporte, energía, navegación, purificación de agua y otras del siglo 21.

C. Evitar la pérdida al por mayor del sector de máquinas-herramienta de EU, en particular la del de la industria automotriz y su fuerza laboral calificada; como está perdiéndose con rapidez, el Congreso tiene que actuar de forma expedita y enérgica.

D. Preservar una capacidad nacional estratégica de diseño y producción de máquinas-herramienta, y de su fuerza laboral calificada relacionada, entre las plantas que de otro modo los fabricantes de automóviles han dejado ociosas y abandonadas con la deslocalización de su producción.

E. Salvar empleos calificados e industriales, y crear plazas nuevas tales mediante la reconversión de estas plantas y capacidad ociosas para la fabricación y producción del lote de insumos que necesitan los proyectos de infraestructura eléctrica, ferroviaria, de transporte, de gestión de aguas y energética; crear de manera indirecta muchas decenas de miles de empleos semicalificados y no calificados en la construcción, mediante las obras que implica la construcción de infraestructura nueva.

F. Con este fin, el Congreso adopta el modelo de funcionamiento de la Agencia de Financiamiento de la Reconstrucción (RFC) y su enmienda de 1940, la Agencia de Plantas de Defensa (DPC).

4. Secciones:

Sección 1: Se crea un Banco Nacional de Infraestructura, con la autoridad constitucional del Congreso y el Departamento del Tesoro para la emisión de crédito y moneda a fin de fomentar el bienestar general de la ciudadanía.

Sección 2: Infraestructura. El Banco Nacional de Infraestructura financiará y emprenderá, y podrá ayudar en ello a otras agencias o entidades públicas estatales o locales, la construcción de obras nuevas de infraestructura económica moderna, como: a) transporte ferroviario de carga y pasajeros, que incluya corredores regionales y nacionales de alta velocidad, trenes magnetolevitados en rutas prioritarias, y sistemas de trenes ligeros y de tránsito colectivo; b) generación eléctrica, que incluya plantas nucleares de tercera y cuarta generación, y sistemas de distribución eléctrica; c) infraestructura de purificación y desalación de agua; d) sistemas modernos de gestión de aguas; e) puertos marítimos y sistemas de transporte fluvial de carga; y f) hospitales e infraestructura de salubridad pública.

Sección 3: Financiamiento del Banco Nacional de Infraestructura. El Banco recibirá un presupuesto para gastos de capital con la emisión de bonos de largo plazo para propósitos especiales, a 2% de interés, por parte de la Tesorería del Banco, para su redescuento en bancos de la Reserva Federal. La entidad funcionará bajo la autoridad del secretario del Tesoro.

A. La autorización de la emisión de crédito de la Tesorería mediante bonos de propósito especial para esta entidad ascenderá hasta un límite de 200 mil millones de dólares para cada año fiscal desde 2008 hasta 2011, y de 300 mil millones desde 2012 hasta 2016.

Sección 4: Directiva. En la directiva del Banco Nacional de Infraestructura estará el presidente el secretario del Tesoro; el subsecretario del Ejército para Asuntos Civiles; y los secretarios de Transporte, Agricultura, Energía, Educación, Trabajo, Vivienda y Urbanización, y Salud y Servicios Humanos.

Sección 5: Agencia Federal de Plantas de Infraestructura. Se crea una agencia pública federal, la Agencia Federal de Plantas de Infraestructura, para que asuma el control y manejo —de modo directo o por contrato— de la capacidad abandonada y sin usar de plantas y equipo del sector automotriz y de abasto de autopartes, y de otras instalaciones industriales, bases militares o astilleros ociosos.

A. La Agencia esta autorizada para: 1) producir, adquirir y transportar máquinas-herramienta estratégicas y otra maquinaria industrial necesaria para producir el lote de insumos que necesitan las obras de infraestructura; 2) comprar y alquilar tierra; comprar, alquilar, construir y ampliar plantas; y comprar y fabricar equipo, insumos y maquinaria para la manufactura de lotes de insumos para la construcción de la infraestructura económica nueva; 3) arrendar tales plantas a empresas privadas para que emprendan dichas manufacturas; y 4) participar la propia manufactura.

B. La agencia puede hacerle préstamos o comprarle su capital social a cualquier empresa para los propósitos de la Sección 3A.

C. La Agencia también está autorizada para hacer convenios con agencias estatales o locales que quieran aprovechar las plantas y maquinaria automotrices ociosas para proyectos de infraestructura, de conformidad con la Sección 5D, o con firmas que quieran alquilar plantas y maquinaria automotrices para tales contratos, de conformidad con esa misma Sección; o para comprar líneas de productos automotrices y de abasto de autopartes cuando sea necesario para impedir la pérdida de empleos industriales ante fabricantes extranjeros.

D. Contratación y empleo. Las agencias estatales o locales, o los contratistas, deben: 1) mantener abiertas y en reparación todas las instalaciones de las plantas, y mantener al menos los niveles de empleo; 2) darle preferencia a la contratación de la fuerza laboral que ya existía, que quiera seguir trabajando en las plantas; 3) someterse a las reglas Davis-Bacon para los contratos federales; y 4) gastar de 90 a 95% de los fondos otorgados en un plazo de dos años a partir del inicio del proyecto.

Sección 6: Estudios técnicos de las plantas e instalaciones. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EU (USACE) deberá emprender estudios técnicos de estas plantas y otras instalaciones en un plazo de seis meses a partir de la promulgación de esta ley, para determinar y planificar el empleo potencial en la producción de los lotes de insumos para la construcción de obras modernas de infraestructura.