El desplome del crédito internacional alcanza a los bancos británicos; ¿saldrá Canadá al rescate?

24 de agosto de 2007

26 de agosto de 2007 (LPAC) — Los esfuerzos del Banco de Inglaterra por declarar al Reino Unido a salvo de la tormenta financiera internacional se vieron alterados esta semana. El martes, los mercados saltaron ante la noticia de que una institución no mencionada había recurrido a un préstamo de los mecanismos de emergencia del Banco de Inglaterra, desatando una búsqueda frenética del prestamista. Hoy, en la primera plana del Financial Times, se informa a los lectores que el lunes la oficina de mercados de dinero en efectivo de Barclays Sterling le pidió al HSBC 314 millones de libras esterlinas como préstamo interbancario para cubrir un déficit en sus cuentas con el Banco de Inglaterra. "HSBC estuvo de acuerdo en tratar de honrar la solicitud pero le advirtió a Barclays que, debido a que el sistema de pagos interbancarios cierra a las 4:20 p.m., pudiera no arribar a tiempo el efectivo. Toma tres minutos procesar los pagos interbancarios, lo que significa que HSBC tenía efectivamente sólo dos minutos para aprobar la transferencia a Barclays. El pago no se pudo hacer a tiempo y Barclays recurrió entonces al Banco de Inglaterra a una tasa muy alta". Debido al "frágil estado de los mercados financieros", como dice el Financial Times, los bancos están reacios a admitir que tuvieron que recurrir rápidamente los mecanismos de emergencia del Banco de Inglaterra por miedo a que sonara la alarma sobre su propia condición, y esta pequeña historia podría estar diseñada para minimizar el problema. Pero nadie se ha preguntado: ¿Y por qué Barclays necesitaba desesperadamente 314 millones de libras?

La probable respuesta a esta pregunta se reporta hoy en otro periódico británico, Independent, que informa que el Royal Bank of Scotland (RBS), y varios otros importantes bancos británicos, han estado discutiendo con el Banco de Inglaterra sobre buscarle una "solución canadiense" al problema del desplome del mercado de papeles comerciales con respaldo en activos (ABCP). Esto último se refiere al acuerdo de la semana pasada entre una docena de instituciones financieras canadienses e internacionales, incluyendo a Barclays, en Canadá, por el cual los ABCP de corto plazo, que no se pueden vender, se convierten en préstamos de largo plazo.

Aunque la cantidad de ABCP canadienses es de $120 mil millones y el total de los ABCP en los E.U. y en Europa es de por lo menos $ 1.1 billones, nadie se ha atrevido a dar una cifra de cuanto tiene Gran Bretaña —pero bien podría ser de cientos de miles de millones. El Royal Bank of Scotland (RBS) se negó a comentar sobre los informes de prensa de pláticas con el Banco de Inglaterra. Todos los más importantes bancos británicos tienen conductos profundamente metidos en los ABCP, incluyendo al HSBC, Lloyds TSB. RBS, así como también a Barclays; todos se negaron a comentar sobre las pláticas con el Banco de Inglaterra.