¡Pongan en vigor la ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda de 2007!

6 de septiembre de 2007

A continuación reproducimos el borrador de resolución que redactó el Comité de Acción Política Lyndon LaRouche (LPAC), para que las legislaturas estatales y los ayuntamientos de todo Estados Unidos la sometan a consideración del Congreso.


Considerando que, la embestida de la crisis financiera que está devorando las hipotecas, toda clase de instrumentos de deuda y el sistema bancario de Estados Unidos amenazan con desencadenar una depresión económica peor que la de los 1930; y

Considerando que, pende la amenaza sobre millones de ciudadanos estadounidenses de que ejecuten sus hipotecas y se queden sin vivienda en los próximos meses, según estudios que dieron a conocer Realty Trac y Moodys Economy.com; y

Considerando que, esta crisis financiera amenaza ahora la integridad de bancos que cuentan con autorización tanto estatal como federal, como lo ejemplifica la especulación con los depósitos de Countrywide Financial en California durante el mes de agosto; y que semejante derrumbe bancario arrasaría con los ahorros de toda una vida de los ciudadanos estadounidenses, y zocavaría drásticamente la estabilidad económica de nuestros estados y ciudades; y

Considerando que, en una crisis financiera parecida en los 1930 el presidente Franklin Delano Roosevelt intervino para proteger a los bancos y a los propietarios de vivienda; por ejemplo, en abril de 1933 propuso una legislación a modo de declaración de política nacional, al efecto de que el interés explícito de la nación exige que se proteja la propiedad de la vivienda con salvaguardas especiales como garantía de estabilidad social y económica; y, por consiguiente,

___________ del estado/ciudad de ________ resuelve, por la presente, avalar la ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda de 2007, como la introdujo el economista Lyndon H. LaRouche. Esta crisis es tal, que exige legislación de emergencia que sólo el Congreso de Estados Unidos puede promulgar. El Congreso tiene que actuar con rapidez para que la gente no pierda su vivenda y evitar el caos social. Esta ley incluye las siguientes disposiciones:

1. El Congreso ha de establecer una entidad federal para la protección de los bancos federales y estatales autorizados a los que se ampare con la congelación de todas las hipotecas de vivienda vigentes, por un período de cuantos meses o años sean necesarios para ajustar su valor a precios justos y reestructurar la hipotecas vigentes a tasas de interés apropiadas. Es más, esta medida también eliminará todas las obligaciones especulativas de los valores hipotecarios, los derivados financieros y otros timos estilo Ponzi que han llevado al sistema bancario al borde de la bancarrota.

2. Durante el período de transición se congelerán todos los embargos para permitir que las familias estadounidenses conserven sus casas. Se efectuarán pagos mensuales —el equivalente al pago de un alquiler— a los bancos designados, que entonces podrán usar los fondos para garantizar el otorgamiento normal de préstamos y recapitalizar así al sistema bancario. Estos pagos mensuales módicos formarán parte de nuevas hipotecas, lo que redundará en la deflación de la burbuja de la vivienda, el establecimiento de avalúos patrimoniales adecuados, e intereses bajos y fijos para las hipotecas. Pasarán varios años antes de que concluya esta recesión moderada. En este ínterin, no se desalojará de su propiedad a ningún propietario y se protejerá a los bancos federales y estatales autorizados, para que reanuden sus funciones tradicionales al servicio de las comunidades locales y como proveedores de crédito para la inversión en industrias productivas, la agricultura, la infraestructura, etc.

3. Los gobernadores estatales asumirán las responsabilidades administrativas de la instrumentación del programa, entre ellas la fijación de los alquileres para los bancos designados, y el gobierno federal aportará los créditos y garantías necesarios para asegurar una transición exitosa. Y, por tanto,

Además resuelve, que se le entregue una copia de esta resolución a los miembros del Congreso del estado y que también se le haga llegar al Presidente de Estados Unidos para hacerla cumplir de inmediato.