Estudio de la EIR revisa la hiperinflación en los alimentos: de la conmoción a la hambruma

21 de septiembre de 2007

1 de septiembre de 2007 (LPAC) — La hiperinflación en los precios de los alimentos está afectando a las poblaciones de todas partes del mundo. Una de las causas es la interrupción de la cadena alimenticia debido a la sustitución masiva de cosechas para producir maiz para etanol y aceites vegetales, para los biodiesel. Pero la causa más general, incluso de esas bioestupideces, es el efecto destructivo sobre la producción agrícola de décadas de "deslocalización globalista" impuesta por un pequeño grupo selecto de carteles agrícolas y sus respaldadores financieros; en pocas palabras, la globalización misma. Por designio, han caído drásticamente en los últimos años, las existencias de granos a nivel mundial (remanentes o reservas). Cientos de miles de granjas agrícolas han desaparecido totalmente en el otrora cinturón agrícola con tecnología avanzada, desde Australia hasta Europa. Agréguese a esto la especulación hasta las nubes con los precios de las materias primas, y se tiene el escenario de conmoción por los alimentos convirtiendose en hambruna. La tasa oficial de inflación en los alimentos en los Estados Unidos durante la primera mitad del 2007, es superior a la de todo el 2006. La Oficina de Estadísticas Laborales proyecta este año un alza del 8% en los costos de los alimentos al consumidor en los E.U., lo que está muy por abajo de la realidad. El mismo patrón prevalece en todo el mundo. En Argentina, la canasta familiar nacional, el precio mensual de una canasta de alimentos aumentó un 3.1%, sólo en agosto, en donde los vegetales (49%)registraron los mayores incrementos. El aumento en el precio de la harina fue del 10%.

En enero del 2007, cuando tomaba posesión el nuevo Congreso en Washington D.C., Lyndon LaRouche dió a conocer un documento, "La Danza de los bioidiotas" para ridiculizar y advertirles a los legisladores sobre seguirle la corriente a esta biotontería. EIR aportó documentación de cómo "La biotonteria está causando "conmoción por los alimentos" (EIR 26 de enero de 2007). Pero conforme pasó el mes, el Congreso se ajustó a la línea de la manía de los biocombustibles. Ahora, en la medida en que termina la cosecha de trigo del hemisferio occidental, y se muestra transparente la escasez de granos a nivel mundial, al chuparse la parranda de etanol cantidades record de maiz, sin importar qué tan grande sea la cosecha de maiz este otoño en los E.U., a nivel mundial habrá sin lugar a dudas una "conmoción por los alimentos". Es hora de tomar medidas de emergencia para reconstruir la agricultura con base en las granjas familiares, y volver a garantizar la oferta de alimentos.

En el próximo número de la EIR se repasa el envergadura de esta crisis, "De las conmociones por alimentos a la hambruna —El impacto de la biotontería y la "relocalización globalista" (EIR del 7 de septiembre de 2007) que se intenta circule en el momento en que el Congreso de los E.U. va a entrar a debatir una nueva ley agrícola quinquenal, todavía enmarañado en la bioestupidez.

Los precedentes existen para que los gobiernos intervengan en el interés nacional. Los principios implicados se vieron, por ejemplo, durante la movilización en la producción de alimentos por parte e los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Otro ejemplo es el éxito de India al volverse autosuficiente en alimentos durante la década de los 1970 con la Revolución Verde (ahora todo esto en peligro).

Aquí están algunas de las principales conclusiones del estudio de la EIR sobre las causas del problema hiperinflacionario:

Bajas existencias mundiales de granos. El último cálculo sobre la producción mundial total de granos y existencias remanentes salió en Estimativos sobre la Oferta y Demanda Agrícola Mundial (World Agricultural Supply and Demand Estimates) dado a conocer por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. El caso extremo del arroz ejemplifica el punto. Alimento fundamental en la dieta de alrededor de 3 mil millones de personas, las existencias finales de arroz pudieran reducirse hasta a 74 millones de toneladas métricas (mtm) este año, bastante por debajo de sus niveles recientes —e inadecuados— de más de 152 mtm en los últimos años, y con mucho por abajo de lo que la Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU considera un nivel seguro.

Está aumentando la producción mundial de maiz y de granos grandes, lo que refleja la estampida hacia sembrar con el fin de convertirlo en etanol en los Estados Unidos, pero el maiz disponible para la alimentación o alimento para el ganado está cayendo drásticamente. En los E.U., las siembras de trigo cayeron el año pasado, porque los granjeros sustituyeron la siembra por maiz. Esto, combinado con una producción reducida en otras partes del cinturón triguero mundial, debido a condiciones climáticas y de otra índole, ha creado la ironía de una escasez en la oferta justo después de terminada la cosecha de trigo del hemisferio occidental.

Los productos lecheros mundiales de todo tipo (leche en polvo, mantequilla, caseín, etc.) se han vuelto escasos —en relación a las necesidades— en los últimos años; los precios de los productos lecheros se han remontado en un 50% a nivel internacional en los últimos seis meses.

Especulación rampante. Cada día ocurren millones de transacciones de "bushels en papel" respaldados por nada. Los precios a futuro de un bushel de trigo (entrega en diciembre) saltó un 3.6% el 30 de agosto en la Bolsa de Comercio de Chicago (CBOT) y hasta un 5.4% el mismo día en los mercados de Londres. Los futuros de trigo con sede en Londres se elevaron un 35%, sólo en agosto. Para la Bolsa de Comercio de Chicago, 2006 fue su quinto año consecutivo record en volumen de transacciones, con 806 millones de contratos de todo tipo, incluyendo las transacciones agrícolas. Para la primavera del 2007, el ritmo de comercio estaba un 17% por arriba del volumen de transacciones promedio diarias en el 2006. "Vemos crecimiento en los productos de mercadería a nivel mundial" fue la descripción distorsionada del presidente del CBOT, Charlie Carey, a Farm Week, revista de la Oficina Agrícola de Illinois, en mayo pasado.

Los futuros con etanol son una nueva oportunidad para especular. El CBOT introdujo los contratos con etanol en marzo del 2006, y se dejó venir una marejada de transacciones. El CBOT entonces ofreció transacciones electrónicas durante el día para ampliar las oportunidades para especular.

Hiperinflación en los Insumos Agrícolas. El precio del fertilizante nitrogenado (amonia) que pagan los granjeros de los E.U. se elevó en un 130% en un período de solo seis años, 2000-2006. El precio por tonelada era de $227 en el 2000, y alcanzó los $521 en el 2006. De igual manera crecen desenfrenados los precios del combustible, maquinaria, químicos y otros insumos.

Pérdida de granjeros. Con la contracción en el ingreso de las últimas décadas —antes del reciente aumento en los precios debido a la biotonteria— miles de granjeros simplemente renunciaron. En Francia, donde unos 100,000 granjeros manejan unos 3.8 millones de cabezas de ganado, han estado abandonando las granjas lecheras a una tasa de 5,000 al año, buscando una forma de vida más fácil y mejor pagada. El número de granjas en Australia cayó de 150,391 en 1994, a 130,526 actualmente (en realidad, son menos porque cambiaron la definición de lo que es una granja).