Larouche habla sobre los "cortafuegos" ante una comisión del Parlamento italiano

24 de septiembre de 2007

21 de septiembre de 2007 (LPAC).— El estadista y economista norteamericano Lyndon LaRouche, quien el martes pasado calificó la decisión de la Reserva Federal de reducir las tasas de interés por la emergencia anti-inflacionaria como "lo único peor que elevar las tasas de intereses en esta crisis", estuvo en Roma el 19 y 20 de septiembre reuniendose con funcionarios gubernamentales para discutir su propuesta para adoptar medidas nacionales para proteger las economías reales del desplome financiero, como si fueran "contrafuegos" de protección. Su visita se dió despumuros de contencimuros de contenciés de que pronunciara el discurso principal en la conferencia histórica del Instituto Schiller sobre un Nuevo Bretton Woods y el desarrollo infraestructural con el Puente Terrestre Euroasiático, en Wiesbaden, Alemania. LaRouche presentó ante la comisión de Seguridad Social y Trabajo del Senado italiano los principios del "contrafuego" que propone para proteger la economía nacional del desplome financiero, la Ley de Protección a los Bancos y los Propietarios de Vivienda para los Estados Unidos. Luego el miércoles sostuvo reuniones privadas con funcionarios del gobierno y del Parlamento. LaRouche fue invitado por la comisión para que hablara sobre su papel para parar el intento de Bush por privatizar la seguridad social en el 2004- 2005, y cómo esta lucha se vincula con la crisis financiera global. Tambien describió su pelea por salvar la industria automotriz y la capitulación del Congreso estadounidense que dejó que ocurra esta destrucción.

LaRouche puso de relieve que para que los gobiernos recuperen su credibilidad tienen que comprometerse a acciones que protejan y promuevan el bienestar general, en vez de inclinarse ante los fondos compensatorios, cuyas turbulentas burbujas especulativas han desencadenado la actual crisis bancaria y financiera. El presidente de la comisión pidió que le hicieran llegar la Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda y la documentación sobre el desplome del sistema financiero. Producto de su visita a Roma, funcionarios interesados están diseñando ahora la aplicación italiana del concepto de LaRouche, de un contrafuego para la economía italiana.