Funcionarios electos estatales encabezan una movilización sin precedentes a favor de la Ley de Protección a los Bancos y Propiet

8 de octubre de 2007

4 de octubre de 2007 (LPAC).— Legisladores estatales llevaron a cabo una operación en trío en programas radiales a favor de la Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda (HBPA por siglas en inglés), sacudiendo los programas de comentarios radiales. El ex congresista estatal de Michigan, LaMar Lemmons, cuyo padre presentó la HBPA ante la legislatura de Michigan la semana pasada (con 21 firmas de respaldo) abrió el camino con una entrevista a las 7 a.m., la hora del tráfico, en WHPR de Detroit. Después a las 7:30 a.m. la congresista estatal de Misouri, Juanita Walton estuvo en la estación KLPW de St. Louis. Después a las 10 a.m. Mike Billington fue entrevistado por K-TALK en el programa de Stockwell de Salt Lake City.

La congresista Walton fue entrevistado por Dianne Jones, quien a pesar de que está a favor del programa de LaRouche para construir infraestructura, dijo que la gente es culpable de haber aceptado hipotecas que no iban a poder pagar. Cuando la congresista Walton ya no estaba en el aire, entró una llamada al programa que desató una discusión acalorada. La llamada apoyaba la HBPA pero Jones le dijo que la congresista Walton estaba a favor de "prohibir" los pagos hipotecarios y crear una nueva burocracia federal. El que llamó la corrigió y le dijo que la congresista estaba pidiendo un "congelamiento" de los pagos y hacer que los gobiernos estatal y federal arreglaran pagos justos a lo largo del tiempo. Jones, claramente de puros buenos deseos, dijo que los embargos hipotecarios habían alcanzado su punto más alto y que iban a disminuir de ahora en adelante.

Mike Billington estuvo en el programa de Jack Stockwell a las 10 a.m. pero Jack estaba fuera de la ciudad. Su lugar lo cubrió Darrell Catmull quien advirtió publicamente que él se oponía completamente a la HBPA de LaRouche, por ser un esquema socialista para liberar de los pagos a los propietarios de vivienda. Sin embargo, después de una prolongada discusión sobre el desplome bancario mundial, la amenaza británica a la república americana y la idiotez de dejar que los contribuyentes rescaten los fondos compensatorios mientras que destruyen a los bancos, Catmull por fin reconoció que el plan de LaRouche "empieza a tener sentido".