Londres, no Estados Unidos, controla la crisis hipotecaria

15 de octubre de 2007

11 de octubre de 2007 (LPAC).— Tres cuartas partes de las hipotecas a tasas variables (ARM, por sus siglas en inglés) que otorgaron a deudores con un historial crediticio dudoso, y cerca de una cuarta parte del híbrido de hipotecas de tasas variables otorgadas a personas con con buen historial crediticio, están ligados a la tasa interbancaria que fija la City de Londres (LIBOR, por sus siglas en inglés), a traveés de los inversionistas globalistas y los bancos. Ésto representa un cambio radical en los años recientes, en donde la mayor parte de las ARM en los Estados Unidos, estaban ligados a la tasa preferencial fijada por los bancos estadounidenses, o a las tasas en los valores del Tesoro controlados por la Reserva Federal (Fed). En ese entonces, la Fed podía darle alivio inmediato a los clientes agobiados por los ARM reduciendo las tasas. Ahora estos mismos deudores con ARM tienen que depender de la gloriosa buena voluntad de los inversionistas y bancos con sede en Londres.

El hecho de que se use la LIBOR para fijar la tasa de las ARM pone las declaraciones del gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King sobre no bajar las tasas de interés, en una nueva perspectiva más interesante.