LaRouche: En New Hampshire ocurrió un cambio

11 de enero de 2008

[a:href="\/news\/2008\/01\/09\/larouche-change-occurred-new-hampshire.html"]LaRouche: A Change Occurred in New Hampshire[/a]

9 de enero del 2008 (LPAC).— En los últimos días de las elecciones primarias de New Hampshire, hubo un cambio en el carácter y en el enfoque de la campaña de Hillary Clinton, lo cual la dio su victoria del 8 de enero. Ella tomó el mando de su campaña y abordó con éxito algunos de los problemas económicos vitales que enfrenta toda la nación y en particular el sector del 80% con menores recursos, entre ellos el tema decisivo de la ola de embargos de vivienda que azota a la nación. La victoria de Clinton en New Hampshire hace de esa cuestión algo ineludible y todos los otros candidatos van a tener que cambiar en respuesta a esto.

Lyndon LaRouche comentó la noche del 9 de enero que este acontecimiento indica un cambio estratégico, que quiere decir que podemos salvar a los Estados Unidos, y que podemos salvar al mundo, si hacemos las cosas a la manera de LaRouche. Ninguna otra va a funcionar; no existe ninguna otra alternativa viable.

LaRouche se centró también en el fraude a gran escala conducido a través del Washington Post y otros medios nacionales, e internacionales por igual, como el Bild Zeitung, para embaucar a la gente y saliera en estampida haciéndola creer una mentira deliberada: que Obama iba adelante en las encuestras, entre un 10 y 13 por ciento adelante de Hillary y que era un hecho que ella ya había perdido la primeria. Nunca dijeron que Obama iba a ganar, sino que ya había ganado. Los medios presentaron los resultados electorales como si ya hubiese ocurrido, cuando en realidad todavía no tenía lugar. Los mentirosos medios publicaron "resultados" torcidos para provocar el pánico de la gente. ¿Con qué fin? ¿El de elegir a Obama? No. Primero para noquear a Hillary con este fraude generalizado y, luego, deshacerse de Obama como papel sanitario, al momento en que los intereses financieros imperiales británicos actúan para anunciar a "Benito" Bloomberg.

LaRouche dijo que debiera considerarse en serio acusar formalmente al Washington Post y otros medios, de fraude electoral intencional, un delicto calificado. Ellos mintieron, mintieron de manera intencional, y mintieron con malicia, anunciando resultados de la primaria antes de que siquiera se lanzara el primer voto. Nadie debiera confundirse con que esto fue de alguna manera un "error honesto". Mintieron con conocimiento de causa.

Pero esta vez se descubrió el fraude y falló. Ellos trataron de encajonar a Hillary, pero les estalló en sus narices y ahora ya no tienen el camino abierto a la dictadura que andan buscando. Bloomberg no es un ganador seguro. De modo que las elecciones estadounidenses de repente cambiaron, recalcó LaRouche, y nosotros podemos ganar los Estados Unidos de regreso a la cordura, si realizamos nuestra tarea.

Esa tarea es continuar organizando sin descanso por la Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda (HBPA), y educar a la población sobre la realidad de la desintegración económica mundial en marcha. Esto es lo que hicimos con efectos excelentes en el terreno en New Hampshire, donde el LYM intervino en más de 20 actos de campaña que tuvieron lugar desde el 22 de diciembre y la primaria, distribuyendo miles de piezas de literatura de LPAC, produciendo un claro impacto político de masas.

Al discutir nuestro papel único, LaRouche subrayó que no existe tal cosa como la "crisis de las hipotecas de alto riesgo". Esto fue una estafa para encubrir la realidad del derrumbe financiero global. Hillary esta correcta al demandar una moratoria en los embargos, pero no va a funcionar sin una ley que establezca un muro cortafuego que salve al sistema bancario y la economía productiva de un sistema financiero global que se está viniendo abajo. La totalidad del sistema financiero se está cayéndo; y solo un cambio en la totalidad del sistema va a funcionar. Si no se cambia el sistema monetario, no sirve.

Ahí es donde somos indispensables, enfatizó LaRouche. El sistema se viene abajo, y nada lo reparará. Tiene que cambiarse por otro. El muro cortafuego es indispensable; sin ello, no hay Estados Unidos.

LaRouche subrayó también que la civilización no tiene ninguna alternativa, fuera de lo que representamos nosotros y lo que él realiza en los Estados Unidos. Nada vendrá de Europa; no hay ninguna posiblidad de que pase algo allí. Sólo desde los Estados Unidos se puede salvar la civilización. No hay nada al sur de la frontera. África no tiene esperanzas que no sea por lo que hagamos desde los Estados Unidos.

La crisis de la que advirtió LaRouche ya ocurrió. O se adoptan sus medidas o no se puede salvar a los Estados Unidos. Y si no se puede salvar a los Estados Unidos, no se puede salvar al mundo. Por tanto, nosotros tenemos que conducir esta campaña a la manera de LaRouche. Esas son las lecciones de la primaria de New Hampshire.