Cumbre de Madrid destaca la crisis mundial de alimentos; Londres exige un plan neomalthusiano a favor de la hambruna

28 de enero de 2009

26 de enero de 2009 (LPAC).— Más de 90 naciones estuvieron representadas en la sesión inaugural en la "Reunión de Alto Nivel de la ONU sobre Seguridad Alimenticia para Todos" que se realizó en Madrid este lunes 26 de enero. En la reunión, patrocinada por el Equipo de Tarea de Alto Nivel de la ONU sobre la crisis de alimentos, fundado en abril del 2008 por el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, se dió información sobre el grado de empeoramiento de la hambruna a nivel mundial. La secretaria de Estado de E.U., Hillary Clinton, habló ante el grupo por video, haciendo un llamado a ponerle fin a la hambruna mediante la colaboración entre naciones, agencias de ayuda y otras entidades. "La inseguridad en los alimentos y los altos precios de los alimentos representan una amenaza para la prosperidad y la seguridad de muchas naciones en desarrollo" dijo.

Al mismo tiempo, de Londres provino una intervención rabiosamente neomalthusiana, en la forma de un documento de 60 páginas que se dio a conocer el mismo día con gran fanfarria en los medios informativos, desde Chatham House, sede del Instituto Real de Asuntos Internacionales. Titulado "El alimento de nueve mil millones: la seguridad alimenticia global para el siglo 21", el informe de Alex Evans —cuya especialidad es el cambio climático y la comercialización de bonos por emisión de carbono— plantea un plan de acción de 10 puntos, que equivale a exigir que continue la globalización: más libre comercio, negar la tecnología científica, insistencia en la inevitabilidad de la escasez del agua, tierra y otros recursos, puro galimatías tipo Gore. Es decir, más de las medidas que han conducido a una disminución en la producción mundial de alimentos y a la hambruna.

Una de las citas de Evans da un sentido de la política británica declarada: "Hoy, la razón de por qué están desnutridas casi mil millones de personas no es que no haya suficiente comida en circulación. Si se sumara la producción de alimentos del mundo y después se dividiera entre la población mundial, cada persona tendría 2,700 calorías al día, un promedio que es fácilmente suficiente para erradicar el hambre. En realidad el número de personas desnutridas es casi igual, como un espejo, a los mil millones de personas con sobrepeso u obesas, especialmente en los países desarrollados, aunque también (cada vez más) entre las clases medias de las economías emergentes...".

Oxfam, la fundación de beneficencia internacional con sede en Londres, financió en parte el informe de Chatham House, y también dió a conocer hoy su propio informe, "Mil millones de personas hambrientas". Este documento de 34 páginas pide una lista deprimente de acciones de "largo plazo", entre ellas "comercio más justo", más ayuda de emergencia y formas de "proteger mejor a la población en pobreza crónica en contra de eventualidades como sequías, inundaciones y volatilidad en los mercados".

Por otra parte, en el reino de la moralidad y la realidad, las partes más útiles del acta de sesiones de la reunión de Madrid constituyen simplemente los resúmenes de qué tan urgentemente se necesita producir a nivel mundial más alimentos y más productos agrícolas. Jaques Diouf, vicepresidente de la Fuerza de Tarea de la ONU, y presidente de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU, dijo que ha aumentado el número de personas que no tienen suficientes alimentos en decenas de millones en los últimos años, hasta alcanzar hoy por lo menos los 963 millones a nivel mundial.

El Grupo de Peritos sostuvo en Nueva York una cumbre de un dia en julio del 2008, en donde se dió a conocer un "Plan de Acción Abarcante" tipo Chatham House. Nada bueno ha salido de ahí desde entonces.

La Fuerza de Tarea se constituye con las principales agencias de la ONU: FMI, Banco Mundial, FAO, y unas 15 más. Originalmente la presidió el funcionario de carrera de la Oficina del Exterior británica Sir John Holmes, tambien director de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU.