¡Lleva la ópera a las prisiones y brillará el humanismo!

26 de may de 2016

25 de mayo de 2016 — El artículo principal de la edición de junio del 2016 de Opera News titulado "Macbeth en Attica: el Festival Glimmerglass lleva la música tras las rejas", ofrece una comprobación emotiva del principio sobre el cuál fue fundado y actúa el "Proyecto Manhattan" de Lyndon LaRouche: que es a través de la música clásica que las mentes y las almas de la golpeada población estadounidense podrá recuperar su coraje y alcanzar su propia humanidad.

Francesca Zambello, artista y director general del Festival Glimmerglass en el norte del estado de Nueva York, propuso el año pasado ampliar la proyección de la ópera a la prisión de máxima seguridad de Nueva York, Attica. Su propuesta de que unos cuantos miembros del elenco de Glimmerglass interpretaran selecciones del Macbeth de Verdi ante los prisioneros en Attica recibió la luz verde de todas las instancias hasta llegar al gobernador Andrew Cuomo.

Vale la pena leer completo "Macbeth en Attica". Hace una reseña de lo que sucedió cuando tres cantantes de Glimmerglass, el bajo barítono Eric Owens, la soprano Melody Moore y el bajo Solomon Howard, ejecutaron selecciones con solo un piano eléctrico y sin vestuario, en medio de una gran seguridad, ante unos 200 prisioneros a los que se les permitió asistir.

Fue un éxito abrumador desde el primer dueto. "El espectáculo de dos hombres afroamericanos con voz poderosa cantando atronadoramente en italiano fue recibido con un silencio de asombro. Estos tipos abrieron la boca y literalmente se podía ver cómo se caían las quijadas" dijo Zambello. Al final del concierto "más de la mitad de los asistentes se pusieron de pie de un salto para ovacionarlos, e inmediatamente se sentaron de nuevo. A ellos no les está permitido ponerse de pie o moverse sin que se les diga" informó, conmovida ante las condiciones en que viven estos hombres.

Zambello dijo que "ésta era una de las experiencias más conmovedoras que haya tenido en una situación relacionada al teatro". Solomon Howard, el bajo, le dijo a Opera News que éste "potencialmente era el público más difícil de complacer y sin embargo fue uno de los mejores públicos ante los que nos hemos presentado".

Durante el período de diálogo con los presos que hubo después de las presentaciones, Howard les dijo que él había crecido rodeado de pandillas en una vecindad pobre de Washington, DC. "Yo les dije que pude haber andado vagando por las calles y metiéndome en todo tipo de problemas pero la música me salvó... Ese fue mi boleto para salir de ahí". Los presos aplaudieron.

Las autoridades de la prisión invitaron al Festival Glimmerglass a que regrese el próximo año.

http:/www.operanews.com/Opera_News_Magazine/2016/6/Features/Macbeth_in_Attica.html